Logros · El Rebozo

“Cada rebozo es una realización personal porque cada rebozo es una urgencia por verlo terminado”.- Arturo Estrada Hernández, rebocero de Santa María del Río.

La elaboración del rebozo remite a dos técnicas: La del telar de cintura, de origen americano, y la del telar de pedal, de origen europeo. Las principales materias primas con que está elaborado es con lana y seda, y se tiñe de tintes naturales, tales como de origen animal, vegetal o mineral: rojo de grana cochinilla, azul añil, pericón o nogal; aunque actualmente se incluyen tintes sintéticos como anilinas.

Hay varios tipos de rebozo, según la comunidad que lo elabore: rebozos de bolita, palomos, caramelo, y provienen del Estado de México, San Luis Potosí, Querétaro, Oaxaca, principalmente.

Aquí les compartimos un poco de su proceso de elaboración:

1. Devanado de hilos.

2. Urdido para dar el ancho y largo del rebozo.

3.Pepenado: separar cordones para hacer los diseños.

4. Ikat: Es la parte más importante del proceso:El rebozo también recibe el nombre de ikateada, cuando no, se le llama chalina. En el ikat se le cubren con hilo las partes que se quieran proteger del teñido.

5. Teñir, almidonar y secar…

6. Se quitan los amarres del ikat.

7. Tejido en telar de cintura, a base de cruzados y entramados. 1.90 cm de longitud.

La diferencia del tejido de un telar de cintura con uno de pedal es que el de cintura elabora uno por uno, mientras que con el de pedal se pueden hacer de 20 a 25 rebozos a la vez.

8. Rapacejo, trenzado a mano:

9. La prueba del anillo: Un rebozo fino y bien hecho pasa enteramente por el ojo de un anillo:

“Cuando yo muera, llevaré un rebozo en la mano”. – Evaristo Borboa Casas. Tenancingo.

¡Adquiere rebozos originales, elaborados por los Grandes Maestros del Arte Popular!

Informes:
+52 (55) 1226-0166
galeriaboutique@banamex.com
Puntos de venta en México y en el extranjero:

Fomento Cultural Banamex, A.C., promueve el desarrollo del arte popular en México a través del programa de Apoyo al Arte Popular, creado desde 1996, en el que reconoce la calidad técnica y el valor patrimonial de más de 500 Grandes Maestros artesanos del país.

Para continuar con  la preservación del arte popular, la fundación ha trabajado por más de 15 años en difundir el trabajo de los Grandes Maestros artesanos a través de exposiciones, publicaciones, organización de talleres -para involucrar a las nuevas generaciones- además de participar con otras instituciones en la realización de concursos, en los que los creadores participan con sus mejores piezas.